Con Llaneza la AMSO también reafirma su autonomía con respecto a la FSA

La victoria de Carlos Llaneza en las primarias de la AMSO debilita el poder de la FSA y abre una enorme fisura a la organización dirigida por Delia Alonso

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

La candidatura de Carlos Fernández Llaneza se ha impuesto sobre la de Ricardo Fernández en las primarias que ha celebrado este domingo la AMSO. Con escasos 7 votos de diferencia, Llaneza lograba 199 papeletas que lo proclaman como el próximo candidato al Ayuntamiento de Oviedo. El apoyo de Natalia Sánchez Santa Bárbara, descolgada durante la primera vuelta, ha sido determinante para alcanzar una victoria que se definía prácticamente en la foto finish, a escasos centímetros. Es de suponer que Rosana Prada con sus escasos avales no pudo ofrecer los apoyos suficientes para que Ricardo Fernández llegara el primero a la línea de meta. Sea como fuere, la conclusión es muy sencilla: en la gran batalla de las primarias por el poder municipal asturiano ganan los candidatos socialistas que defienden la autonomía con respecto a la FSA.

Pero todo municipio tiene sus particularidades y lo que hace el poder es, como una salamandra, mimetizarse con ellas hasta el punto de tornarse invisible, adaptándose al color de la roca, fingiendo las texturas de la planta. Aparentemente se muestra indistinguible a los ojos de cualquier ciudadano poco avezado en las luchas intestinas de los partidos pero el poder está ahí, siempre lo está.

A la tensión advertida y (archianalizada por este plumillla) entre las direcciones locales socialistas y la FSA se sumaban en Oviedo dos elementos estructurales y, por lo tanto, insalvables, que obligaban a los afiliados de la AMSO a posicionarse claramente de un lado o de otro en estas primarias: la Ronda Norte y el protocolo de modificación urbanística de los terrenos que ocupa la vieja fábrica de armas de La Vega.

Asamblea ciudadana en defensa de La Vega. Foto: Alisa Guerrero

Carlos Fernández Llaneza, ex concejal, prejubilado de la industria farmacéutica, uno de los hombres que manifestó abiertamente su oposición frontal a la Ronda Norte y la alteración total del monte Naranco, ha recabado el apoyo de más de la mitad del partido para ser el próximo alcalde de Oviedo. Su claridad no admite matices ni ambigüedades y estas primarias han verificado que, al menos, la mitad del partido se opone a la infraestructura que defiende el socialista cangués, Alejandro Calvo, consejero de Cohesión Territorial. Lo mismo se puede decir de la oposición de Carlos Fernández Llaneza al protocolo que Canteli, Barbón y la ministra de Defensa, Margarita Robles, firmaron hace un par de meses para parcelar los terrenos de la vieja fábrica de armas y ceder una parte sustancial a la construcción de viviendas de lujo y, posiblemente, a la edificación de un rascacielos.

Por sus actos los conoceréis. Pues bien, estas primarias han medido con meridiana exactitud el valor político de los actos, gestos y discursos de Carlos Fernández Llaneza que se presentó como un hombre sencillo, con las ideas bastante claras y, si me apuran, desde una humildad inusitada que le ha servido para ir recabando apoyos de toda índole que, finalmente, cristalizaron en la votación de este domingo.

Ricardo Fernández y Carlos Llaneza. Fotos: Iván G. Fernández

Tanto la Ronda Norte como La Vega son proyectos que trascienden la vida local de una ciudad y nos hablan de comunicaciones y equipamientos que afectan a dos ámbitos muy sensibles para la izquierda asturiana en estos momentos y a los que la FSA y el gobierno de Adrián Barbón no les han prestado suficiente atención o, directamente, los han ninguneado: el patrimonio medioambiental y el patrimonio cultural e industrial. Estas dos líneas trazadas se han ido trenzando con unas primarias que, en Oviedo, nunca tuvieron especial valor, pero que ahora cobran una enorme relevancia. Ha surgido una mutación en los planes políticos de unos y otros en los que se advierte un síntoma grave en la salud de la FSA: apoyar la Ronda y el protocolo de La Vega han significado un serio error de cálculo para Barbón porque pone en tela de juicio su discurso y su capacidad política, arrastrado quizá por los elementos más conservadores de la vida política asturiana, confirmando lo que todo el mundo sabe, algo que, al menos, en los corrillos políticos de la FSA siempre se afirma: la direcciones del SOMA y de la FSA siempre se han sentido más cómodas con un alcalde de derechas gobernando la capital del Principado.

Pues bien, las primarias de este domingo traen una buena nueva para la izquierda que habrá que ver cómo se modula en los próximos meses. Esto se ha acabado. Ahora habrá que saber cómo gestiona Delia Alonso, secretaria de la AMSO y delegada de gobierno, la confección de la lista municipal socialista de los próximos comicios municipales. Oviedo es otra pieza más gana autonomía con respecto a la FSA y el SOMA. Y en la circunscripción occidental, por cierto, también cuecen habas. Estaremos atentos.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí